Cartas del año 2.010

 

Indice cartas:

*Temàtico

* Cronológico

 

139 Carta

Domingo, 25 de enero de 2.014

A ti, que has dado BIEN por mal:

Hay quien sólo es astuto para hacer mal, pero la bondad también se la puede programar, es decir, que si has decidido hacer un bien a quien te ha dado un mal, puedes pensar en el mejor bien que le irá bien. Por lo pronto, el mejor bien es que reces por él, que le perdones de corazón y que comprendas que quizás se portó mal porque alguien se portó mal con él, porque si os contara, os diría que mucho mal que se hace, es por continuar la cadena del mal. Sólo los espíritus fuertes, los que aman a Dios verdaderamente, esos, esos son los únicos que pueden parar la ruta del mal; y el mal empezó hace miles de años, cuando el demonio, en forma de serpiente, engañó a Eva, la primera mujer y madre de toda generación de la persona.

Tú has sido bueno-a, y me alegro, sí; además, me da esperanza, y más de cuatro que han visto tu buen proceder, han decidido mantenerse firmes en la fe, porque, oh amigos míos, se pierde tanto la fe cuando se va haciendo mal y más mal. Hay quien le puede parecer que ya no existe buena gente, con buenos sentimientos, y sí, hay, pero normalmente, la gente buena no tiene buena apariencia física, más bien son gente humilde, que quiere pasar y pasa desapercibida, imitan a Cristo en callar y perdonar, y hay, sí, hay, normalmente, abunda más en los ancianos, que algunos ya se cansaron de obrar mal y de ver las consecuencias del mismo mal que hicieron; la vida les da la experiencia de que se para al mal por no hacerlo, por abstenerse de él, y al contrarío, hacen el bien. Esa mirada baja, para no molestar a los soberbios, ¡que también hay!, ese callar, para no oír comentarios sobre lo que podrían decir, ese no criticar nada y a nadie, ese no quejarse y decir con palabras y obras que todo está bien. También te diré que hay ancianos que no son tan buenos, que incluso hay de malos, así que tampoco quiero que vayas pensando que toda la gente mayor son un encanto, ¡que no!, pero sí te diré que a muchos, su falta de fe les hace comportarse mal, porque necesitan que alguien, un buen sacerdote, les diga que deben perdonar y confesarse. ¿Cuántos ancianos acuden a confesarse?; los que lo hacen, les va tan bien en la vida, están tan contentos de vivir en Gracia de Dios, que son tan buenos, algunos, tan santos. Los conozco, son estos que hacen el bien siempre, y tienen una alegría. También conozco algunos niños de primera comunión que son tan buenos, ¡les gusta tanto ser buenos!, disfrutan tanto de su bondad, de ayudar en casa, de no quejarse por nada y de ver lo bueno en lo que hay. En estos tiempos de crisis económica mundial, hay muchos niños que han adoptado la bondad en sustitución de la presunción, que tanta había en tiempos de abundancia económica.

Ah, te ha gustado leer esto; a mí me ha gustado poder escribírtelo, para que veas que no eres el único en hacer el bien ante el mal que recibes. Y tú eres adulto, quiere decir esto, que la bondad NO TIENE EDAD, todos la pueden practicar, y les da felicidad.

Una manera rápida de ser feliz: ¡Haz el bien siempre! Amén.

Con afecto sincero

P. Jesús

© copyright

www.santodeldiaadia.com
www.catholicosonline.com

El P. Jesús no podrá contactarte, sí que pedirá a Dios Padre, en nombre de Jesús por tu persona y tus intenciones. EXPLICACIÓN.


Carta anterior ................... Carta Siguiente