Cartas del año 2.010

 

Indice cartas:

*Temático

* Cronológico

 

148 Carta

Domingo, 29 de marzo de 2.015

A ti, que sabes poco del Papa, de San Pedro y San Juan:

El Papa, el discípulo que más debería amar a Cristo, porque Pedro, el primer Papa, era quien más amaba a Cristo, aun cuando leemos en los Evangelios, que Jesús amaba muchísimo a su discípulo Juan, pero eligió para primer Papa, a Pedro, el discípulo que más le amaba; porque Jesús se lo preguntó: “Pedro, ¿me amas más que estos?”, y Pedro contestó, “Sí, te amo”… Por esto sabemos que el Papa, el que cuida de los discípulos de Dios, al pueblo de Dios, tiene, debe amar a Dios más que todos, más que a todos, para que se cumpla así la tradición que se empezó con Pedro, el Apóstol y primer Papa. 


¿Estás de acuerdo conmigo, amigo?


Entonces, quizás, como algunos, te preguntarás por qué San Juan era tan amado por Jesús, tanto, que todos los apóstoles llamaban a San Juan como al amado del Señor. Y es que Jesús, Dios, sabía quién estaría al lado de su Madre, la Virgen María, en los momentos de dolor, cuando Él padeciera su calvario y muerte en la Cruz; Dios, Jesús, sabía que San Juan sería fiel y cuidaría de su Madre, y esto le llenaba de amor y ternura hacia él, el joven apóstol que eligió, y que libremente le siguió, le fue fiel y nunca le traicionó.


Judas, aun habiendo sido un apóstol elegido por Dios, no fue fiel, al principio sí, pero al estar en contacto con el dinero, -él guardaba la bolsa-, le entró la codicia y amó más al dinero que a Dios. Judas cambió, como algunos cambian y otros son fieles; una conversión no tiene la seguridad de que acabe en santidad, como tendría que ser, porque, a veces, tantas, el creyente se vuelve infiel, y puede seguir pareciendo creyente ante la gente, pero no cree, dejó de creer y se perdió. Hay que orar, rezar, por todos los conversos que, tantos, luego, dejan de creer, y a veces es por culpa de personas “de fe”, que les dan mal ejemplo.


Un San Pedro, un San Juan, es lo que Dios quiere y se lleva al Cielo con Él.


Ama mucho a la Virgen María y tendrás un lugar privilegiado en el corazón de Jesucristo.


Dios necesita de santos en todos los tiempos, también hoy, ahora y mañana. ¡Aún estás a tiempo!


Y si tú eres un Judas, ¡reacciona!, recuerda la historia, piensa en cómo acabó Judas, con dinero y traicionando a Dios. Acabó mal e hizo mucho daño. Reacciona y vuelve a empezar de nuevo, porque Dios Padre siempre está dispuesto a darte la fe y a aumentártela, si se lo pides de corazón.


Ama a Dios, como San Pedro, como el Papa, y verás cuántas conversiones hará Dios a través de ti y contigo, amigo-a. Paz.

Con afecto sincero.

P. Jesús

© copyright

www.santodeldiaadia.com
www.catholicosonline.com

El P. Jesús no podrá contactarte, sí que pedirá a Dios Padre, en nombre de Jesús por tu persona y tus intenciones. EXPLICACIÓN.


Carta anterior ................... Carta Siguiente