Cartas del año 2.010

 

Indice cartas:

*Temático

* Cronológico

 

154 Carta

Domingo, 10 de Mayo de 2.015

A ti, que eres bautizado y nunca has comulgado:


De pequeño te bautizaron y luego se despistaron, la vida llevó a tus padres y padrinos por otros derroteros, donde la fe dejó de tener mérito a sus ojos, y no hicieron de ti un buen cristiano.


A ti que estás bautizado y nunca has comulgado, te digo que eres católico y tienes que procurar instruirte en tu fe y vivirla para recibir de Dios el Amor que te has perdido hasta hoy.


¡Puedes recuperar el tiempo perdido, tu fe puede ponerse al día!
Recupera la dicha que se interrumpió después de tu bautismo, porque, recibir a Dios en la Comunión, es la alegría de todo buen cristiano católico. ¡No te la pierdas, amigo-a!


Eres bautizado, por lo tanto eres católico, perteneces a la Iglesia de Cristo.


Aprende tu fe, lee, instrúyete, ve a tu Parroquia, a la Iglesia que tengas más cerca, y habla con el sacerdote; cuéntale que eres bautizado pero que nunca has comulgado, ni te has confesado. Él te ayudará en todo, porque es tu Pastor, es quien ha dispuesto la Divina Providencia que te guíe hasta el Cielo, porque los buenos cristianos católicos tenemos una heredad que recibir, y es el Cielo Eterno como porvenir, para estar para siempre en un lugar maravilloso con gente santa, que vive en paz, en la Paz de Dios, en el Reino de los Cielos.


Amigo-a, ¡qué alegría! Tú fuiste bautizado, ahora es tiempo de que te prepares para unirte a Dios por medio de la santa Comunión.


Debes saber que cuando se comulga sin pecado, por haberlos confesado, al ir a comulgar recibes a Jesús, Dios, en cuerpo y alma; y por diez o quince minutos, que es lo que dura la consumación del Pan, de la Sagrada Hostia Consagrada, Dios, Jesús, está vivo y vive dentro de ti, en cuerpo y alma, y te abraza muy fuerte, dándote siempre su amor y toda su misericordia, y es el momento mejor para contarle a Dios tus penas y alegrías, para hablarle claro y pedirle su guía, su ayuda, su protección y bendición.


Amigo-a, no te quedes sin comulgar, porque tú estás bautizado, y estás sellado por el sacramento que te hace heredero del Cielo y te quita el pecado original. Debes hacerme caso y acudir al sacerdote, al bueno, al que es fiel al Papa y a la Iglesia y su Magisterio.


Amigo de Dios, no te quedes sin recibirle, sin tener la oportunidad de saborear el vivir en Gracia de Dios, en Gracia Santificante, ¡es lo mejor que hay!, porque el Amor de Dios te da la Paz y la Alegría.


Con afecto sincero

P. Jesús

© copyright

www.santodeldiaadia.com
www.catholicosonline.com

El P. Jesús no podrá contactarte, sí que pedirá a Dios Padre, en nombre de Jesús por tu persona y tus intenciones. EXPLICACIÓN.


Carta anterior ................... Carta Siguiente