Cartas del año 2.010

 

Indice cartas:

*Temàtico

* Cronológico

 

26 Carta

Domingo, 5 de diciembre de 2.010

A ti, que dices que necesitas de sexo:

Sí, a ti, que no tienes pareja, que no tienes a quien amar y sientes necesidades sexuales. A ti te digo que debes esperar a casarte, que debes esperar a sentir amor, a ser amado y a unirte a tu cónyuge bajo el yugo suave del amor matrimonial.

No te dejes usar. No uses a nadie.

Puedes pasar la prueba, debes pensar que sin amor, sin sacramento matrimonial, no te es lícito el acto sexual.

A veces hay necesidades sexuales porque las ideas de lujuria han invadido la conciencia y, por las conversaciones oídas, crees que necesitas sexo para vivir. Lo que necesitas es amor, enamorarte y sentirte amado. Y mientras no entres en esta condición natural para el ser humano, no sigas los instintos del animal, de ser irracional, porque tú tienes una mente que se une al corazón para dar y sentir amor.

Deja que Dios te Ame, y no lo hagas llorar más, vendiendo tu identidad moral por la lascivia.

Sé que quizás estás separado, o eres divorciado. Acércate a Dios y deja que su Amor te haga compañía en los momentos en que el cuerpo, acostumbrado al sexo, pide y te grita una compañía: ¡cualquiera! Somete con voluntad tus instintos, y, no peques, porque Dios llora desde el Cielo, esperando le pidas ayuda. No te pongas en condición de pecar, no trates con personas que no te ayuden a ser mejor cada día, a las que tú puedas ayudarlas también a ser más puras. No hables de impureza. Habla de castidad, de amor a Dios sobre todas las cosas, del cumplimiento del deber, de hacer lo correcto. Y si pecas, ve a confesarte con el firme propósito de no pecar nunca más.

Dios te Ama. No te sientas miserable por tus deseos, acéptalos como parte natural de ser tú una persona normal, y siendo normal, lucha contra ellos, y sigue el ideal de desear casarte por amor, para el amor, y unidos ambos a Dios que es Amor.

Si necesitas de confesión, acude al sacerdote, confiésate; los sacramentos están para ser usados, porque Dios te ama demasiado para dejarte solo y abandonado.

Confía en Aquel que todo lo ve.

El sexo sin amor, no es lo que tú necesitas. Tú necesitas amar y ser amado. ¡Cásate por amor!

 Con afecto sincero.

P. Jesús

© copyright

www.santodeldiaadia.com
www.catholicosonline.com

Para quien quiera contestar a la carta, CLICAR AQUÍ,  aunque el P. Jesús no podrá responder a cada uno, sí que pedirá a Dios Padre, en nombre de Jesús por esta persona y sus intenciones. EXPLICACIÓN.


Carta anterior ................... Carta Siguiente