Cartas del año 2.010

 

Indice cartas:

*Temàtico

* Cronológico

 

98 Carta

Domingo, 7 de octubre de 2.012

A ti, que me escribes sobre la homosexualidad, y me dices:

“Estimado Padre, está seguro usted del origen del homosexualismo, se nace, se hacen, el catecismo me dice que si tengo tendencias homosexuales debo dedicarme a la castidad porque practicarlo es antinatura, pero usted dice que debo cambiar para no irme al infierno, y si es lo que soy, lo que siento, por más que se lucho, es mi cruz, pero si yo soy así entonces que yo ya estoy condenado desde que tengo uso de razón. Sé que usted es severo en sus respuesta, contra la persona, cuando a una vidente Oliva De Colombia Jesús le mostró el lugar de los homosexuales él le dijo: que los sean castos se salvan, entonces somos así y esa es nuestra cruz....?!!”

Hijo de Dios, los sacerdotes, además de practicar la castidad y serlo, tienen que decir la verdad, no se pueden inventar la Ley de Dios, como los juristas no pueden inventarse leyes civiles, y a un cliente lo defienden bajo la misma ley civil de cada país, porque el juez, después de oír a las dos partes, al defensor y al fiscal, entonces hace justicia, según la ley de código civil. Y para ir al Cielo, al Paraíso perdido, para ir al Reino de Dios, hay una Ley que Dios mismo impuso a los hombres, y la escribió con su dedo, como leemos en Moisés. Ningún buen sacerdote, que te quiera bien y se quiera bien, te dirá una mentira, sino que SU DEBER es decirte la verdad, y la verdad es esa, que los homosexuales, si practican relaciones sexuales, pueden ir al Infierno; y ¿por qué digo “pueden”, y no aseguro que vayan?, porque siempre una persona puede arrepentirse de pecar, puede irse a confesar, y DIOS LO PERDONA SIEMPRE, y entonces SE SALVA. Y puede que una persona que ha sido adoptada por homosexuales, y lesbianas, permitiéndolo la ley civil, si esa persona cree que es normal y bueno ser homosexual, y no ha sabido nada de la ley de Dios, ni conoce a Cristo, entonces, no sabe lo que hace, no tiene conciencia de pecado, es más, esa persona cree que está bien lo que está mal por la Ley de Dios; y Dios, que es Misericordioso y Justo, sabemos que juzga como Rey y Señor, conociendo lo que contiene el corazón de cada persona.

Hijo de Dios, no puedo decirte más que la verdad de Dios. Si tú quieres salvarte, si quieres ir al Cielo, ya sabes las condiciones en que puedes ir, porque por tu comentario, sé que las sabes. Yo, ni ningún sacerdote que esté unido al Papa, puede decirte que está bien lo que está mal. Piensa, medita, decide lo que más te interesa, si hacer el bien y cumplir con la ley de Dios, o hacer la tuya; eres libre, no puedo ni quiero quitar tu libertad, sólo decirte que para ir a la Casa del Rey de reyes, en el Cielo, hay unas normas que Él mismo pone y te propone; como los reyes de la tierra tienen sus normas, y para acudir a sus palacios, hay una manera de presentarse para honrarlo. Y en el Cielo, en el Reino de Dios, ¡es igual!, lo mismo. Tú eres libre, realmente y verdaderamente libre, como todos, COMO DIOS, que también lo es, al igual que tú, y en su Casa, el Cielo, hace lo mismo que tú aquí en la tierra, hace lo que quiere. Si quieres ir, plantéatelo; sus normas, su Ley es esa: Los homosexuales, que practiquen la sexualidad, no entrarán en el Reino Celestial, irán al Infierno.

Eso es lo que hay.     

Con afecto sincero

P. Jesús

© copyright

www.santodeldiaadia.com
www.catholicosonline.com

Para quien quiera contestar a la carta, CLICAR AQUÍ,  aunque el P. Jesús no podrá responder a cada uno, sí que pedirá a Dios Padre, en nombre de Jesús por esta persona y sus intenciones. EXPLICACIÓN.


Carta anterior ................... Carta Siguiente